En 2013 empecé a interesarme por mejorar mi técnica al correr después de haber visto un documental sobre los corredores de élite africanos y su estilo de correr eficiente y natural. Como la mayoría de corredores aficionados, no sabía nada sobre los diferentes estilos y que existían técnicas para correr más eficientes, por lo que pensaba que la única forma de mejorar mis tiempos era entrenar más duramente.

Aunque solamente soy un aficionado del running siempre busco alcanzar mis metas, mejorando mi tiempo personal y corriendo distancias más largas. Una de mis metas desde hace varios años ha sido bajar de los 3:15 en el maratón (llevo corriendo en tiempos entre 3:20:00 y 3:25.00 varios años) pero, debido a mi trabajo y a mi familia,  mi tiempo para entrenar siempre ha sido muy limitado, por lo que llegar a bajar mis tiempos es bastante complicado. Por eso, cuando empecé a leer sobre técnicas para correr más eficiente con un estilo más natural, pensé que era una buena alternativa para mejorar y así perfeccionar mi técnica y conseguir rebajar mis tiempos.

Después de haber leído varias páginas relacionadas con el estilo minimalista y tras ver unos cuantos videos en YouTube, decidí probar a incorporar algunos de los consejos en mi estilo. No seguía un método en concreto (en ese momento ni sabía que había tantos métodos diferentes ni que algunos de ellos recomiendan cosas contradictorias a otros) e inicialmente mi intención solamente era probar y ver si me gustaba y mejoraba algo mi forma de correr.

Analizándolo después, mi experiencia inicial con el estilo minimalista fue casi una descripción perfecta sobre todo lo que no se debería hacer. En primer lugar no había estudiado lo suficiente como para saber qué debía hacer, cómo controlar que estaba haciendo las cosas bien y no seguí ningún tipo de programa de entrenamiento. Había leído bastante sobre la importancia de comenzar el cambio lentamente, así que como parte de mis entrenamientos habituales empecé a correr los últimos 10-20 minutos de cada uno de mis entrenamientos con un estilo más minimalista. Al principio seguía usando mis zapatillas para correr normales y solamente intentaba evitar pisar primero con el talón y hacer las zancadas más rápidas y cortas.

De esta forma continué los entrenamientos durante un par de semanas, sin notar realmente ninguna mejora ni saber si estaba haciendo bien las cosas. Lo único diferente era que tras las carreras comencé a notar un ligero dolor en los gemelos, mayor del que notaba cuando corría solamente con un estilo tradicional, pero nada del otro mundo. En realidad no sabía si esas molestias se debían al cambio de estilo o a que estaba haciendo alguna cosa mal.

Como puede apreciarse, al comienzo tenía más dudas que respuestas sobre el estilo minimalista, pero quería darle una segunda oportunidad y no dejarlo aparcado sin conocerlo del todo. Por eso, empecé a estudiar más sobre el estilo e intente buscar algún curso o entrenador personal que me pudiera ayudar, pero en mi ciudad, Málaga, no encontré a nadie que ofreciera este tipo de cursos.

Tras mucho buscar encontré varias páginas web que me ayudaron mucho –como por ejemplo naturalrunningcenter.com- y aunque aún no tenía claro que existían tantos métodos minimalistas distintos, por lo menos aprendí la importancia de tener un buen plan, hacer ejercicios para adaptar el cuerpo al nuevo estilo, la importancia de usar unas zapatillas más minimalista, no mezclar técnicas durante un entrenamiento y también la importancia del uso de videos al principio del cambio para autocontrolarse en el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *